Mientras la mayoría de mujeres corren a la peluquería cuando ven su primera cana para teñirse, despierta un minorita pero creciente y llamativo grupo de mujeres que optan por lo contrario. Bien deciden no luchar contra el paso del tiempo y potenciar esas primeras canas o dar un radical cambio a sus jóvenes rostros apostando por un grisáceo tono de pelo.

Teñirse el pelo de gris no sólo rompe con las reglas sociales establecidas sino que es un símbolo de seguridad en sí mismo y el top off mind de las tendencias en tintes de este año.

Rihanna, Lady Gaga, Pink, Marina Diamandis o Taylor Momsen son algunas celebrities que han optado por este atrevido look.

Este tinte consigue que aquellas mujeres que se enfrentan a las canas puedan convertir lo que en principio parecía un inconveniente en tendencia. Meryl Streep en ‘El diablo viste de Prada’ es un magnífico ejemplo de cómo sacarle partido.

Podéis optar por teñiros completamente el pelo o dejar dos o tres dedos de raíz en vuestro color natural, consiguiendo un look descuidado que marca lo último en tendencias de tintes en 2015. Para las más atrevidas surgen las puntas o degradados de colores llamativos y de fantasía con el gris. El púrpura o azul son perfectas elecciones para darle un tono de color a vuestro look.

Perfecta elección para quien necesita un cambio nuevo y radical que permite jugar con el make up. Los colores radiantes son la mejor opción para aportar vitalidad a tu look.

Podéis impregnaros de esta tendencia en el movimiento #GrannyHair en Instagram, ver algunos looks y elegir vuestro tono perfecto. Al contrario de lo que se podía pensar es toda una elección de frescura que hará que te replantees los típicos tintes y te sumes al tono vintage a la moda: el gris.