El invierno es la época del año donde debemos aumentar los cuidados de nuestro pelo. Al igual que nuestro organismo, el cabello se queda más débil en durante esta estación.

Pese a que en invierno hay más humedad en el ambiente, el pelo se reseca incluso más que en verano. ¿A qué se debe?

  • En esta época en que llegamos con frío a casa, a todos nos gusta recrearnos un buen rato en la ducha mientras corre el agua caliente. Pues bien, la alta temperatura del agua acaba retirando el aceite del cuero cabelludo, por lo que el pelo puede quedar con un aspecto seco, quebradizo y con las puntas abiertas. Además provoca un aumento de la caída y descamación, que en muchos casos confundimos con caspa.

¿Cómo podemos solucionarlo sin renunciar al agua caliente? Lo ideal sería dejar el lavado del cabello para el final y protegerlo con un gorro  de ducha de plástico para evitar que se moje antes de tiempo. No es lo mismo exponer el pelo al agua caliente 20 0 30 minutos que 5 o 10.

aa-ducha

  • La frecuencia de lavado de cabello disminuye en esta estación ya que al no sudar tanto nos dura limpio más tiempo. Esto puede provocar un aumento de grasa en el cuero cabelludo a largo plazo.

Lo ideal sería mantener los hábitos de higiene durante todas las estaciones, para no provocar alteraciones.

  • Hay personas que solo hidratan el pelo durante el verano y las que si lo hacen durante el invierno solo se  dejan la mascarilla durante 5 minutos mientras están en la ducha, pues siento deciros que eso y nada es lo mismo. El pelo está formado por varias escamas llamadas cutículas, que como ya hemos visto se abren por el agua caliente, el uso incorrecto o abuso de tintes, la falta de hidratación… Cuando esto ocurre se produce una ausencia de brillo, ya que el pelo rechaza la luz del día y pierde su queratina natural.

La solución está en hidratar tu pelo dos veces al mes, dejando la mascarilla actuar durante media hora y reponer la queratina con una cauterización al menos dos veces al año.

–              Durante el invierno el secador se convierte en nuestro mejor amigo. El problema está en que lo utilizamos a una temperatura muy elevada y muy cerca de nuestro pelo.

Lo ideal sería disminuir la temperatura y no exponerlo cerca de la hebra. Además es conveniente que al terminar se pase el secador con aire frío por todo el pelo, así ayudaremos a que las escamas abiertas por el aire caliente se cierren.

aa-secador